Cerrar

La Gestión de Riesgos...

Los dados, variabilidad en incertidumbre en estado puro

O cómo aumentar las probabilidades de que tu empresa alcance sus objetivos

Centro Europeo de Empresas e Innovación (CEEI Alcoy-Valencia)

Centro Europeo de Empresas e Innovación (CEEI Alcoy-Valencia)

Publicado el lunes, 22 de noviembre de 2021 a las 09:27

Mostrar ampliado

Dirigir es afrontar riesgos

Dirigir es afrontar riesgos

Mostrar ampliado

El grado de complejidad de nuestro proyecto marca el nivel de intensidad de la gestión de riesgos

El grado de complejidad de nuestro proyecto marca el nivel de intensidad de la gestión de riesgos

Si lo pensamos detenidamente, gestionar una empresa, gestionar un proyecto de negocio, es tomar las decisiones adecuadas, justificadas y basadas en los datos disponibles, para marcar líneas y planes de acción, que sirvan para la consecución de los objetivos marcados. Y todo ello, siempre en un entorno natural e inevitablemente rodeado de incertidumbre y que implica afrontar riesgos.

Es más, se puede decir que inversión, proyectos, (entre los que están los de negocio), son siempre sinónimos de riesgo. Por tanto, la gestión empresarial, es básicamente gestión riesgos.

Genéricamente podemos definir riesgo como:

Evento, con una determinada probabilidad de ocurrencia, que si se materializa, tiene impacto directo en los objetivos del proyecto.

Ojo: Hay aquí que distinguir acerca de la índole del riesgo:

  • Hay riesgos que producen un efecto negativo sobre los objetivos, y hablamos de Amenazas,
  • y otros cuya repercusión es favorable a la consecución de los mismos, y en este caso nos referimos a Oportunidades.

Dado que nuestro día a día tiene una duración limitada, debemos prestar atención a aquello que más la requiere. Cuando gestionamos los riesgos de nuestro proyecto de negocio, tenemos que considerar los más relevantes y hacerlo a través de un proceso de análisis, evaluación y tratamiento individualizado.

Para ello, entender y dominar conceptos como los de Posibilidad, Probabilidad e Incertidumbre se convierte en primordial:

  • Posibilidad: Potencial existencia o no de alternativas de que un determinado evento pueda materializarse.
  • Probabilidad: grado de posibilidad de que algo suceda, generalmente expresado como un número entre 0 y 1, donde:
    • 0 es imposibilidad total
    • y 1 es certeza absoluta de ocurrencia.
  • Incertidumbre: Falta de seguridad, de confianza o de certeza sobre algo.
    • En una primera interpretación de esa acepción podemos decir que en la medida en la que un evento puede darse, o no, manejamos cierto nivel de incertidumbre.
    • Si bien, una segunda derivada del significado del concepto, tiene que ver con cuán seguros estamos de que la probabilidad de ocurrencia de un evento es realista. Este segundo enfoque depende de si el riesgo que abordamos depende de la:
      • Variabilidad: Está regido por variabilidad aleatoria o intrínseca, que no puede reducirse mediante más investigaciones:
        • Sacar un 6 al tirar los dados
        • Obtener un 1% o menos, de defectos de fabricación, en una línea de producción dada.
        • Conseguir una productividad un 5% por encima del objetivo en una organización dada.
      • O la Ambigüedad: se trata de una incertidumbre que deriva de la falta de conocimiento sobre el evento y sus circunstancias y que puede reducirse mediante la recopilación de más datos:
        • Evolución a corto / medio plazo de las condiciones de los marcos regulatorios.
        • Grado de aceptación de un nuevo producto / servicio, por parte de un grupo de clientes arquetipo.

De ello podemos obtener una definición más rigurosa de riesgo, desde un punto de vista de gestión de negocio

  • Riesgo: Efecto positivo o negativo, de cualquier incertidumbre en sobre los objetivos de un proyecto de negocio. Se describe en términos de evento, causas que lo originan, probabilidades, y consecuencias

La gestión de riesgos es adecuada si se conoce la naturaleza, origen y tipo de incertidumbre y probabilidad asociadas a cada riesgo

¿Y ahora qué? Pues principalmente has de establecer en la gestión de tu empresa o negocio, un protocolo de gestión de riesgos, que como decía más arriba, optimice tu tiempo y recursos disponibles y atienda, controle y organice la gestión de los riesgos más relevantes; aquellos que más pueden repercutir en tus objetivos.

Para ello, has de determinar cual es el nivel de dedicación necesario y racional para este tema. Ello dependerá entre otras cosas de que realices una gestión del riesgo adaptada a:

  • Volumen de inversión en esfuerzo, tiempo y dinero dedicados a tu proyecto
  • Tamaño, presupuesto, horizonte temporal, alcance
  • Nivel de innovación, tecnología, dependencias externas
  • Nivel de complejidad: Maquinaria, instalaciones habilitadas
  • Tamaño de la organización que has creado: Nº de integrantes del equipo y relaciones.
  • Importancia estratégica (dentro de un grupo de proyectos)

Teniendo en cuenta lo anterior, habrías de configurar un Plan de gestión sistemática y continuada de riesgos. Una vez definido este has de ponerlo en práctica de modo tal que, que con la periodicidad que hayas estimado necesaria para tu proyecto, despliegues una serie de pasos:

  1. Identificación de riesgos
  2. Análisis de los mismos
  3. Evaluación según el análisis realizado
  4. Priorización, para atender y dedicar más recursos a los más determinantes
  5. Crear y mantener vivo un plan de tratamiento y contingencias de riesgos

Pero explicar convenientemente estos pasos, requiere de más extensión de la que permite este post, y puede ser un buen tema para otros futuros.

Entre tanto, la pregunta que me surge es: ¿Gestionas tu empresa ponderando sus riesgos? ¿Has considerado convenientemente cual es el impacto de los riesgos que afrontas en los objetivos que te habías marcado? Si necesitas saber más sobre este tema, no lo dudes, contáctanos…

 

5
602 visitas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.
Al continuar con la navegación consideramos que aceptas su uso y nuestra política de cookies.

Aceptar