Cerrar

Gamificación en el mundo empresarial: qué es y cuáles son los tipos más habituales

Gamificación
Centro Europeo de Empresas e Innovación de Elche (CEEI - Elche)

Centro Europeo de Empresas e Innovación de Elche (CEEI - Elche)

Publicado el lunes, 05 de septiembre de 2022 a las 08:54

Una de las grandes preocupaciones de las empresas es atraer y fidelizar clientes, para que el negocio sea rentable en el tiempo. En los últimos tiempos, el contacto con los consumidores ha sufrido grandes cambios, siendo clave ofrecer una experiencia de compra y poscompra personalizada, cómoda, rápida y atractiva.

Precisamente por las nuevas exigencias y los nuevos deseos de los clientes, las empresas no paran de buscar formas novedosas de motivar las ventas. Es importante aportar diferenciación y valor al proceso de compra, para que los usuarios tengan una experiencia enriquecedora y divertida. Esto tendrá un efecto positivo en las personas que confíen en la empresa y también en la propia compañía, ya que podrá retener a los clientes y, en muchas ocasiones, ampliar las ventas.

De hecho, una de las estrategias que ha sufrido un auge en los últimos años es la gamificación. Y sí, se habla mucho de ella pero, ¿qué es realmente? La gamificación adapta dinámicas propias de los juegos a otras áreas que no tienen que ver con ese tipo de entretenimiento. La gamificación parte del mundo empresarial, ámbito que nos ocupa, aunque se ha extendido a otros campos, como la educación.


"La gamificación adapta dinámicas propias de los juegos a otras áreas que no tienen que ver con ese tipo de entretenimiento".


El objetivo principal de la gamificación es motivar el consumo de productos o servicios, haciéndolos más atractivos y divertidos para los clientes. De esta forma, los consumidores se sienten más involucrados y entretenidos, y perciben dichos productos o servicios de mejor forma. La gamificación trata de convencer al cliente con técnicas que animan a ser proactivo. Se suelen impulsar acciones que impacten en las emociones del cliente.

En el ámbito digital, el marketing por gamificación puede tener impacto muy positivo en la retención de atención del usuario. Se logra un tiempo más largo de interacción, aumenta el CTR de las publicaciones, se obtienen datos interesantes sobre los usuarios que pueden ayudar en futuras estrategias y, por supuesto, incrementa el engagement del cliente y las posibilidades de viralización. Además, esta forma de gamificación suele ser más sencilla de entender para el usuario, ya que en la mayoría de ocasiones se utilizan juegos más claros y evidentes  a través, por ejemplo, de aplicaciones móviles.

De hecho, la gamificación ayuda también a fomentar la colaboración entre los usuarios de un producto o servicio, favoreciendo que se sientan parte de una comunidad, ya que además esto forma parte de experiencias más dinámicas. Por ello, en ocasiones la recompensa es global; por ejemplo, acceso a una recompensa digital si todos los usuarios de un producto alcanzan una meta.

Es importante destacar que este tipo de gamificación es externa, ya que también existe la gamificación interna, que trata de motivar y alentar a los trabajadores a lograr diferentes objetivos, obteniendo recompensas adicionales por cumplirlos. Aún así, en este artículo nos centramos en la gamificación externa, la que conecta con el cliente o usuario, e intenta aumentar su satisfacción con un producto o servicio.

 

Tipos de gamificación más habituales

Existen diferentes tipos de acciones que se pueden llevar a cabo para implementar la gamificación en una empresa. A continuación comentamos los más habituales, que suelen estar orientados a dar recompensas:

  • La obtención de puntos: Cada acción que el usuario realice le otorga una cantidad de puntos, que luego puede canjear por ciertos beneficios. Es uno de los sistemas de fidelización más clásicos.
  • Asignación de premios: Motivan a cumplir objetivos por parte del usuario, ya que hacerlo les asegura una recompensa. Otra opción es dar los regalos cuando el cliente cumpla una meta, pero por sorpresa; es decir, él lo ha hecho sin conocer que existía el regalo, pero a partir de ese momento sabe que estas recompensas son posibles.
  • Clasificaciones: Para algunos usuarios actúan como presión más que como incentivo, pero reconocen de forma pública la implicación de los mejores clientes.
  • Desafíos y misiones: La empresa reta a los usuarios a conseguir hitos especiales. Si lo hacen, hay recompensa, que en ocasiones se da a todos los que participaron en alcanzar la meta.
  • Escala de niveles: Se relaciona con el estatus o con la experiencia de los usuarios utilizando un producto.
5
726 visitas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.
Al continuar con la navegación consideramos que aceptas su uso y nuestra política de cookies.

Aceptar