Cerrar

María José Peral:"Estamos viviendo un momento histórico en cuanto a la revolución que la IA supone a nivel tecnológico y social"

Hablamos con

Hablamos con la CEO del Instituto de Inteligencia Artificial

María José Peral es la CEO del Instituto de Inteligencia Artificial y hablamos con ella sobre la utilidad de la IA en las empresas y sus implicaciones. Peral comenta todo lo que hay que tener en cuenta acerca de esta nueva tecnología y cómo se puede aplicar en las empresas.

 

¿En qué proyectos estáis inmersos actualmente en el Instituto de Inteligencia Artificial?

Tenemos el foco puesto, sobre todo, en la formación. Pero, más concretamente, en una formación orientada a capacitar a perfiles no técnicos, a entender el potencial de la inteligencia artificial y ver cómo pueden implementarla en el día a día de sus organizaciones o en sus propios proyectos profesionales. Incluso tenemos un perfil de alumno bastante potente en cuanto a emprendimiento.

Nosotros nacimos a finales de 2019 porque veíamos que había una distancia enorme entre la parte técnica y el área de negocio de las empresas. Veíamos que la inteligencia artificial iba, poco a poco, calando en muchísimos sectores de la economía, pero veíamos que al final las personas que toman las decisiones en las organizaciones les faltaba ese conocimiento para saber lo que la inteligencia artificial podía aportar.

Nosotros lo vemos así, puede aportar valor a muchísimos ámbitos y disciplinas, y es clave ver cómo implementarla y, sobre todo, cómo rentabilizarla, porque en el contexto empresarial no debemos obviar que, al final, uno de los objetivos finales es rentabilizar los proyectos y las iniciativas que ponemos en marcha dentro de nuestros trabajos.

 

¿Qué visión crees que tiene la sociedad de la IA? ¿Cuáles son esos mitos y miedos que existen ahora mismo con respecto a ella?

Pues yo creo que estamos viviendo un momento bastante histórico en cuanto a la revolución que la inteligencia artificial está suponiendo, tanto a nivel tecnológico, con respecto al ritmo al que avanza esta tecnología, y también a cómo está calando socialmente.

En cuanto a los miedos, vienen promovidos por el desconocimiento de la tecnología en sí. De hecho, hace unos meses, era impensable que hubiese podcasts enteramente dedicados a inteligencia artificial o incluso que telediarios o portadas de periódicos abriesen con una noticia sobre inteligencia artificial, bien con alguna portada.

En general, la opinión de la sociedad está muy polarizada y esto nos pasa en otros ámbitos también. Tendemos a ser amantes de una tecnología o a ser completos detractores. Y, en el medio, sí que hay una masa de ciudadanos que todavía no se posicionan ni hacia un lado ni hacia otro porque les falta ese conocimiento.

Nosotros, desde el instituto, también hacemos acciones de divulgación paralelas a los programas formativos y estamos intentando asentar todos estos conocimientos y también quitar un poquito de hierro al asunto. Entonces, por una parte, si nos ponemos en el lado tecnooptimista, que es un poco más la postura que tenemos creemos que tiene un potencial transformador inmensurable. Y me atrevería a decir que, no solo es el principal motor de innovación de las industrias hoy en día, sino que es el principal motor de disrupción porque afecta a muchísimos ámbitos, desde la medicina, la industria, la educación, los servicios financieros y es una tecnología que per se está diseñada para poder mejorar la eficiencia en muchísimas tareas y muchísimos procesos.

Todo este potencial transformador creo que también viene impulsado de la filosofía que siempre ha habido en torno al ámbito de la inteligencia artificial con respecto a la colaboración. Siempre ha habido una filosofía open source. Sí que es cierto que hace unos meses se lanzó una carta abierta en la que se pedía que se parase la investigación durante seis meses en grandes modelos de lenguaje. Para entenderlo, serían modelos que superasen a GPT-4, que es la tecnología que hay detrás de Chat-GPT, que ahora mismo casi todos conocemos. Esto a nosotros también nos preocupa porque creíamos y seguimos creyendo en ese espíritu de colaboración para ser totalmente transparentes con el desarrollo de esta tecnología y que grupos de investigación, empresas y la ciudadanía puedan entender a su alcance y sus aplicaciones.

Desde esta parte más optimista pasamos al lado más pesimista que dice que se van a perder muchísimos empleos, que esta automatización de tareas va a llevar al reemplazo de empleos por parte de la inteligencia artificial. Y bueno, es cierto que todas estas revoluciones industriales han derivado en pérdida de empleo porque se reduce significativamente la demanda de ciertos perfiles o de ciertos trabajos algo más tradicionales. Pero también a lo largo de la historia hemos visto cómo estas revoluciones han creado otros tipos de empleos o han completado los perfiles, con lo que las áreas departamentales dentro de una organización se han podido diversificar de forma que la generación de desempleo no fuese tan catastrófica. También es cierto que hay preocupaciones éticas a día de hoy, sobre la privacidad de los datos y la transparencia de los sistemas de inteligencia artificial. Y yo creo que estas preocupaciones están relacionadas con el riesgo de que haya sesgos, que se produzca lo que a nivel técnico llamamos discriminación algorítmica y que haya una falta de control humano en la toma de decisiones importantes. Pero esto también nos lleva a quizás un concepto un poco en mi opinión exagerado, que es dotar a la inteligencia artificial de capacidades 100% conscientes que puedan rebasar a la humanidad y dotarle de una calidad de superinteligencia que a día de hoy estamos bastante lejos de poder hablar de algo así.

 


«Nacimos a finales de 2019 porque veíamos que había una distancia enorme entre la parte técnica y el área de negocio de las empresas»


  

Por eso es tan importante la formación en un campo tan nuevo.

Exacto. Nosotros empezamos a intentar cubrir esa brecha entre el área de negocio, toma de decisiones y el área más técnica, porque vimos que dentro de las organizaciones no se entendían y que a estos perfiles de tomas de decisiones les faltaba entender la tecnología para poder validar si tenía sentido aplicarla y por eso desarrollamos un máster ejecutivo en castellano en el que contamos con componentes que son figuras muy relevantes dentro del mundo de la inteligencia artificial y además son profesionales en activo. Es decir, es gente que en su día a día está utilizando inteligencia artificial o está planteando proyectos de inteligencia artificial o está planteando proyectos de financiación también de inteligencia artificial, con lo que tienen una visión 360 del impacto de esta tecnología.

Más allá de esto, hemos desarrollado también unas formaciones más verticales, más intensivas, para poder abordar los problemas que ahora mismo ciertas profesiones están viendo venir. Hemos diseñado unas formaciones muy acotadas a herramientas para profesionales, para que vean cómo pueden complementar sus perfiles profesionales con inteligencia artificial. Hemos lanzado una primera tanda de unas cinco formaciones dedicadas a los perfiles que vemos que hoy en día se están viendo más afectados por el desarrollo de la tecnología y, sobre todo, porque hemos tenido muchísima demanda, tanto por nuestra comunidad de antiguos alumnos como por nuestra comunidad online que nos sigue, y nos estamos dedicando a profesionales del marketing, la comunicación del mundo audiovisual y también a los desarrolladores. Ahora mismo vemos que estos tres perfiles profesionales deben empezar a formarse en herramientas de inteligencia artificial para mejorar sus flujos de trabajo y para que no vean en peligro su trabajo más.

 

¿Cuáles deberían ser los principios éticos de la inteligencia artificial?

Podría hablar de cuatro que considero son los más fundamentales. En primer lugar, el concepto de justicia y de equidad. Los sistemas de inteligencia artificial deben de estar diseñados y utilizados de forma que sean equitativos y esto pasa por evitar sesgos y discriminaciones indebidas y garantizar que estos beneficios y oportunidades que nos da esta tecnología sea accesible a todo el mundo, independientemente de orígenes étnicos, de género, orientación sexual o cualquier otro tipo de característica personal.

También la privacidad y la seguridad de los datos. ¿Cómo podemos proteger los datos personales y la privacidad de los usuarios y las organizaciones, tanto a nivel de desarrollo como a nivel de usuarios, de inteligencia artificial? Pues deben de tomar una serie de medidas adecuadas para que no haya un uso no autorizado o indebido de los datos.

Luego, hay algo que se nos olvida a menudo y es la responsabilidad de los propios desarrolladores. Los desarrolladores son profesionales que, en general, tienen un concepto de responsabilidad y de buenas prácticas que incluyen, por supuesto, la ética. Entonces, los desarrolladores utilizan unas buenas prácticas que van a plantear sus proyectos con todos estos conceptos éticos.

Por último, los usuarios de la inteligencia artificial deben de ser responsables y al final debe de haber como una retroalimentación entre el sistema de inteligencia artificial y el usuario para que en el momento que se detecte que haya algo que no está funcionando bien se comunique, sin demonizar a la tecnología en sí.

 


«Hemos desarrollado también unas formaciones más verticales, más intensivas, para poder abordar los problemas que ahora mismo ciertas profesiones están viendo venir»


 

Si hablamos de pymes o empresas que quieren empezar a aplicar esa inteligencia artificial en sus en sus organizaciones, ¿por dónde deben empezar?

Pues mira, esto es algo que desde el Instituto intentamos transmitir en los programas formativos que te comentaba, sobre todo en el máster, porque el máster está orientado a que los alumnos al final planteen un proyecto de inteligencia artificial. También hay otra formación que ofrecemos in company, mucho más personalizada, en la que ayudamos a estas empresas precisamente a subirse al tren de la inteligencia artificial.

Siempre recomendamos una serie de pasos y el primer paso, y creo que es el más complicado, es el entender qué expectativas tiene la empresa en cuanto a la inteligencia artificial. Y esto pasa por una primera fase de definir los objetivos y las necesidades antes de comenzar, pues la empresa debe de saber claramente qué objetivos desea lograr con la inteligencia artificial y cuáles son las necesidades que busca abordar. Y muchas veces las empresas no lo saben. No tienen ni idea porque no entienden la magnitud de la tecnología y nosotros les acompañamos en esta fase inicial para darles una introducción sobre lo que es la inteligencia artificial. Nos metemos en el ADN de la empresa y vemos cuáles son sus procesos, cuáles son sus activos y qué áreas son susceptibles de implementar la IA. Vemos qué oportunidades y qué desafíos tiene la empresa a nivel estratégico y qué valor le puede dar la inteligencia artificial. Y, ojo, muchas veces esto pasa incluso por decidir que no es el momento de utilizar inteligencia artificial, porque ahora voy a lo que es la segunda fase.

Hay que ver qué datos tiene la empresa. Y aquí tenemos que entender que necesitamos un mínimo volumen de datos, que no siempre están tratados de forma óptima, para que podamos pasarle un modelo de inteligencia artificial que nos dé un resultado que aporte valor. Hay que analizar y evaluar de forma exhaustiva esos datos, para saber la calidad, la integridad y la accesibilidad. En caso de que no dispongan de datos, se establece un plan para recopilarlos, limpiarlos, enriquecerlos y prepararlos para que podamos empezar a meterles un poquito de IA.

Además, es importante formar un equipo competente. Y aquí, ojo, no estoy hablando de un equipo 100% técnico, pero sí un equipo que sea capaz de tomar decisiones y que, al menos, entienda el proyecto que van a iniciar y que puedan liderar ese proyecto, que puedan coordinar a todos estos proveedores. A veces, incluso, hacen falta profesionales externos.

Una vez se tiene este equipo, interno o externo, hay que atacar directamente al caso de uso que queremos explotar, ver qué tipo de herramientas y tecnologías debemos evaluar, e iterar, es decir, ponerlo en funcionamiento y establecer un sistema de mejora continua. Y esto en la inteligencia artificial es maravilloso porque se produce un aprendizaje constante y, con una evaluación, podemos ver cómo el modelo va aprendiendo y cómo mejora lo que extraemos de los datos.

 

¿Qué retos tenéis actualmente como empresa?

Seguimos manteniendo nuestro máster, que vamos ya con la 6.ª edición. Ahora mismo supone un reto el estar 100% actualizado en todos los contenidos y supone un reto rodearnos de los mejores ponentes. Pero estamos muy ilusionados con esta edición que arranca en octubre, donde hemos incorporado más ponentes. El reto es incorporar ponentes que pertenecen a grandes proyectos, pero que además hablen español. Estamos muy ilusionados con el proyecto porque pensamos que va a aportar muchísimo valor a profesionales y a personas que, desgraciadamente, no pueden dedicar seis meses a formarse en un máster que tiene otro tipo de envergadura formativa y de carga lectiva. Además, también estamos potenciando muchísimo la parte de la asesoría a empresas. Ofrecemos jornadas formativas y de asesoramiento estratégico, e intentamos sumergirles en este tsunami y que salgan victoriosos del mismo.

 

El Instituto de Inteligencia Artificial es un agente del Mapa de Entidades y Servicios al Emprendimiento de la Comunitat Valenciana.

El Mapa de Entidades y Servicios al Emprendimiento de la Comunitat Valenciana es una iniciativa de los CEEIs de la Comunitat Valenciana, promovida y financiada por la Generalitat Valenciana, a través del Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (IVACE), dentro de su política de apoyo al emprendimiento innovador.

5.301 visitas

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte toda la funcionalidad y una mejor experiencia, obtener estadísticas de tráfico, analizar el uso de la web y mejorar nuestros servicios.
Tienes disponible aquí nuestra política de cookies.
Puedes aceptar todas nuestras cookies pulsando el botón 'ACEPTAR' o configurar aquí tus preferencias.

Estrictamente necesarias +

Estas cookies son necesarias ya que permiten que el sitio web funcione correctamente, no se pueden desactivar.

Estadísticas +

Son las cookies que utilizamos exclusivamente con fines estadísticos para poder analizar cómo los usuasrios hacen uso de la web. Recopila información anónima tal como el número de visitantes del sitio, o las páginas más populares. Activar estas cookies nos permite seguir mejorando.

Funcionales +

Estas cookies son necesarias para el intercambio y presentación de contenidos de plataformas externas como youtube o de redes sociales como facebook, twitter o linkedin.

Marketing y publicidad +

Estas se utilizan para crear perfiles de usuario y analizar la efectividad de campañas publicitarias o para rastrear al usuario en un sitio web o en varios sitios web con fines de marketing similares..

GUARDAR AJUSTESACEPTO